(+34) 978 867 345 sales@medievalfactory.com

Escudo Medieval Funcional

El escudo, un arma defensiva que se llevaba embrazada y que servía para resguardarse y protegerse de las armas ofensivas, es quizá una de las primeras armas que se utilizaron en la historia. Los escudos medievales forman parte de la historia bélica de todos los tiempos. Se tienen constancia de escudos desde el III milenio a.C en la época sumeria y su utilización se prolonga hasta el descubrimiento de las armas de fuego hacia finales del s. XVII momento en que pierde su protagonismo en el campo de batalla.

Las primeras formas del escudo eran circulares, rectangulares, ovaladas o en forma de almendra. Estas formas evolucionaron hacia finales del siglo XIII y se impusieron los escudos de forma triangular de igual altura que anchura y a partir del s. XIV ya eran más altos que anchos y su superficie pasó a ser plana en lugar de curva.

Al igual que la forma de los escudos, el sistema de embrazamiento del escudo fue evolucionando de una simple asa en el centro del escudo a varias correas de cuero que permitían distintos tipos de sujeción para facilitar tanto la protección de quién lo empuñaba como una eventual acción de contraataque. Así podemos encontrarnos con sistemas de sujeción en vertical, en diagonal o en horizontal dependiendo de la forma y el uso principal del escudo.

En reposo el escudo se transportaba, o bien colgado del cuello, o bien en bandolera, mediante una o varias correas adicionales de cuero.

Partes de un escudo

De manera genérica un escudo tiene una cara exterior que es la que se opone al enemigo y una cara interior donde se encuentran las embrazaderas y el tahalí (correa, correaje o banda de cuero cruzada en el pecho).

Las embrazaredas, son el sistema de sujeción del escudo, pueden variar en número y colocación desde una a tres o cuatro y pueden encontrarse en posición horizontal, vertical o diagonal.

En la parte exterior del escudo podemos encontrar el umbo, una pieza metálica que servía de protección a la mano en los escudos con un asta simple para su sujeción en el centro, para desviar proyectiles enemigos y eventualmente para atacar a un oponente.

Posteriormente en escudos de tipo lágrima o veleta hay que destacar el pie, cuya función era poder clavarlo en el suelo y servir de protección móvil a los arqueros.

Materiales de un escudo

Los escudos estaban formados por un cuerpo de madera. Este cuerpo podía estar formado por una única pieza o por varias piezas más pequeñas y pegadas entre sí. Para añadirle mayor resistencia podía estar formado por una o varias láminas de madera que se superponían de manera perpendicular. Aunque también existían varios tipos de escudos fabricados totalmente en cuero o piel.

El recubrimiento usado en su cara exterior podía ser de cuero, lino, cobre o bronce. Las embrazaderas y el tahalí habitualmente estaban confeccionados en cuero.

Tipos de escudos

A lo largo del tiempo los tipos de escudos han ido evolucionando para adaptarse a las nuevas armas ofensivas y a las nuevas técnicas de combate

Aspis: Fueron escudos utilizados principalmente por los griegos entre el II milenio a.C y el siglo VIII a.C. Estaban fabricados con un cuerpo de madera, recubiertos de cuero o bronce y con decoraciones pintadas en su cara exterior.

Pelta: El Pelta era un escudo ligero y más pequeño que los aspis, en forma de media luna hacia arriba, usado principalmente por la infantería griega, persas, tracios y macedonios entre los siglos VI y IV a.C, estaba fabricado con madera y recubierto con cuero.

Clípeo: Es un escudo circular u ovalado usado por griegos y romanos, fabricado en madera y recubierto de metal que incorporaba un umbo en su parte central para desviar armas y flechas enemigas.

Scutum: Es la evolución del Clípeo y del Aspis. Un escudo rectangular y semicilíndrico usado por las legiones romanas, fabricado con 3 capas superpuestas de madera, habitualmente abedul o roble, recubierto de cuero o tela y decorado. Algunos de estos escudos podían incorporar bordes metálicos lo que aumentaba su poder ofensivo. Por su forma y dimensiones era un escudo pensado para un tipo de lucha estática y en grupo en contra posición con los escudos medievales posteriores.

Parma: Era un escudo redondo más ligero que el Scutumm y normalmente más pequeño que un clípeo, usado por la caballería romana y los velites. Ofrecía menos protección que un scutumm pero era más manejable que este debido a sus dimensiones y peso inferior, estaba fabricado en madera, tenía un agarre central y un umbo metálico para proteger la mano y desviar ataques del enemigo.

Cetra: Era un tipo de escudo redondo utilizado tanto por los celtíberos como por los romanos. Fabricado habitualmente en piel de caballo y muy parecido al Pelta griego o al Targe escocés.

Escudo celta: Era un escudo que se utilizó entre los siglos VI a.C y I-II d.C, de forma ovalada y plano. Estaba fabricado con tiras de madera de abedul encoladas entre sí y cubierto de lana o cuero en su parte exterior. Su característica más destacada era el umbo alargado de madera que podía llegar a tener la misma longitud que el propio escudo aunque posteriormente evolucionó hacia una forma redonda y fabricado en metal.

Escudo vikingo: Utilizado principalmente entre lo siglos V y X era un escudo de forma circular fabricado con planchas de madera de tilo y de otras variedades como aliso o haya. Su cara exterior estaba recubierta de cuero y habitualmente decorada con patrones geométricos. En su parte exterior central tenía un umbo de hierro formado por dos piezas para proteger la mano que agarraba el escudo y que normalmente era reparado y reutilizado tras las batallas.

Escudo de lágrima: Era un escudo que recibe ese nombre por su forma innovadora respecto a los escudos anteriores. Se utilizó principalmente entre los siglos X y XIII. Su principal característica era que incorporaban un nuevo sistema de sujeción con dos o tres bridas de cuero en lugar de una sujeción central lo que le confería una maniobrabilidad superior a los escudos de agarre central. Estaban fabricados con láminas de madera, recubiertos de lona y de cuero y decorados tanto por su cara exterior como por su cara interior.

Targe: Escudo tradicional escocés, fue usado entre los siglos XII y XVIII.
Era un escudo pequeño y ligero, fabricado en madera y cubierto por cuero en su cara exterior. Tenían un umbo pequeño que se utilizaba como arma ofensiva ya que su sistema de sujeción eran dos embrazaderas verticales en su cara interior.

Escudo triangular: Utilizado entre los siglos XIII y XV, surgió como una evolución del escudo de comenta, reduciendo el tamaño y curvatura de su antecesor y convirtiéndolo en un escudo más manejable y que fue muy utilizado tanto en combates como en torneos y justas. Su fabricación al igual que la mayoría de escudos estaba realizada con madera y recubierto de cuero. La decoración en esa época ya estaba basada en emblemas heráldicos.

Pavés: fue un escudo utilizado por asirios, griegos, romanos hasta finales del s. XV en Europa Occidental. Se trataba de un escudo de grandes dimensiones que habitualmente cubría todo el cuerpo y era utilizado por arqueros y ballesteros a modo de protección fija que clavaban en el suelo para resguardarse mientras recargaban. Estaba fabricado con un armazón de madera y recubierto de cuero.

Tabulaccio: Era un escudo de forma oval usado sobre todo por italianos a finales del s.XIII y s. XIV. Se le puede considerar como una evolución del tradicional Scutumm romano. Con un perfil ligeramente curvado y con un sistema de sujeción y embrazaderas horizontales en lugar de las más habituales en formato vertical. Era usado por la infantería ligera italiana conocida como los Spadaccino.

Adarga: Era un escudo ligero aunque muy resistente contra lanzas y espadas usado principalmente por la caballería musulmana en Al-Andalus. Entre los siglos XIV y XV su uso se generalizó también entre la caballería y la infantería cristiana, estaba fabricado de varias capas de cuero, forma ovalada o de corazón.

Tarja: Fue un escudo pequeño utilizado sobre todo a partir del s. XV en los torneos medievales. Estaba fabricado con madera y recubierto de cuero habitualmente decorado con los emblemas de la casa del caballero. Evolucionó de un simple rectángulo reforzado a una forma rectangular con una escotadura en la parte superior derecha que permitía una mejor sujeción y manejo de las lanzas durante los torneos.

Rodela: fue un escudo usado hasta finales del siglo XVII y especialmente pensado para la lucha con espadas o en duelos personales o usados por la caballería ligera en más de una ocasión. Estaba fabricado en madera y podía estar recubierto en su cara exterior por tela, cuero o acero y reforzado en algunos casos por nervaduras de bronce y por un aro metálico.

Los escudos de la Edad Media Alta se hacían con patrones pintados que armonizaban con la familia, clan o reino al que pertenecía el caballero. En esta etapa, los escudos habían incorporado símbolos cristianos, animales estilizados y otros dibujos para representar la historia de la vida del caballero. El escudo llegó a ser una parte importante no sólo por su valor protector, sino también para intimidar al oponente.

La cristiandad tuvo un gran impacto en la sociedad europea medieval, los escudos lo reflejaban también. Apareció la cruz, este símbolo además dividía los escudos de los caballeros medievales para que pudieran colocarse también otros símbolos sobre el escudo.

Los animales también solían representarse en los escudos. A veces era un animal conocido por su ferocidad como leones, osos o cerdos. Otras veces eran criaturas míticas como grifos o dragones. También aparecían caballos, reflejando la influencia cultural o el origen del caballero más que mostrar las cualidades parecidas al caballo

También se podían ver otros símbolos, particularmente coronas y un símbolo parecido a una flor llamada la fleur-de-lis (flor de lis). Las coronas, representaban la realeza. El rey llevaría una corona grande en su escudo, los nobles que eran vasallos llevarían versiones más pequeñas y los caballeros de esos vasallos tendrían también versiones muy pequeñas o menos elaboradas de la corona.